Entender la PAD

La enfermedad de arteria periférica (PAD), el endurecimiento y el estrechamiento de las arterias, pueden dar lugar a la acumulación de placa o depósitos grasos en los vasos sanguíneos fuera del corazón o el cerebro. Si no se trata, la PAD puede dar lugar a una amputación, un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular. Si bien las piernas son el lugar más común para la PAD, también puede presentarse en los riñones, el estómago y los brazos.

La mayoría de las personas con PAD nunca tienen síntomas. Algunos pueden sentir dolor en las piernas al caminar, pero el dolor desaparece al descansar. Otras señales incluyen dolor, calambres o fatiga en los muslos, las pantorrillas, las caderas o los glúteos, dolor en los pies que continúa después de hacer ejercicio y heridas en los pies, los dedos o las piernas que demoran en cicatrizar.

Puede ser más susceptible a la PAD si:

  • Es mayor de 50 años
  • Padece hipertensión o colesterol alto
  • Es fumador
  • Tiene sobrepeso
  • Proviene de una familia con antecedentes de enfermedad cardiovascular, accidentes cerebrovasculares o diabetes
  • Recibe tratamiento para la diabetes

La PAD y la diabetes

Quienes tienen diabetes son propensos a padecer PAD. La combinación de estas dos enfermedades aumenta considerablemente el riesgo de una persona de sufrir un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular a temprana edad.

Puesto que los diabéticos tienen una sensibilidad reducida en los pies y las piernas, no suelen tener síntomas de PAD, lo cual impide su diagnóstico y su tratamiento. El flujo sanguíneo reducido a consecuencia de la PAD, también puede dar lugar a una cicatrización más prolongada de las heridas, lo cual puede aumentar el riesgo de amputación.

Es importante para quienes tienen diabetes que controlen con atención sus niveles de azúcar en sangre, su presión arterial y sus niveles de colesterol, y que se hagan exámenes de detección de PAD. El Centro de Tratamiento para Diabetes de Desert Springs ofrece exámenes gratuitos de índice de tobillo-brazo para detectar PAD. Para obtener más información, haga clic aquí para ver fechas de exámenes o comuníquese con el Centro de Tratamiento para Diabetes de Desert Springs Hospital Medical Center, al 702-369-7560.

La PAD y las heridas

Quienes tienen PAD suelen tener úlceras crónicas en los dedos de los pies y los pies. El flujo sanguíneo obstruido o restringido puede dificultar la cicatrización de las heridas, ya que llega sangre rica en oxígeno a la herida. Si la PAD y las heridas no se tratan, el tejido puede morir. Cuando el tejido vivo muere, se acumula y la infección puede propagarse. Las heridas de este tipo necesitan atención médica para eliminar con cuidado el tejido muerto y favorecer el crecimiento de tejido vivo nuevo.

Los especialistas en cuidado de heridas trabajan junto a los equipos especializados en PAD para coordinar la atención. Un método que se usa con frecuencia es tratar las heridas que no cicatrizan con oxigenoterapia hiperbárica, en la cual el paciente ingresa en una cámara de oxígeno y respira oxígeno puro.

Para obtener más información, comuníquese con el centro de cuidado de heridas y medicina hiperbárica de Desert Springs Hospital, al 702-369-7571.